jueves, 30 de septiembre de 2010

Makking Off de El capitán Trueno

El Castillo de Aldea del Rey: el Castillo de los Malos en el Capitán Trueno

Nos colamos en una sesión de rodaje en uno de los castillos mejor conservados de la península, contada a través de sus protagonistas. El Castillo de Calatrava la Nueva es el de "los malos" donde librará una de las persecuciones de la película.

Suena el viento en lo alto del cerro del Alacranejo, pero también el ir y venir de los ayudantes, el crujir de los platos que se están sirviendo para comer, los actores que entran y salen de las caravanas que hacen la función de camerino. Han acabado la sesión matinal de rodaje, hoy han comenzado a las 8 de la mañana y a las tres de la tarde el cansancio se nota en sus caras.

El Castillo de Calatrava la Nueva dejo de tener habitantes hace siglos, pero durante tres semanas acoje a un equipo de más de 200 personas que bien podrían parecerse a aquienes lo habitaron en su construcción: la orden del císter. O en sus años de mayor ajetreo con musulmanes y cristianos. Bien podrían ser ellos porque a excepción de aquellos que trabajan detrás de las cámaras, los actores, hoy más de 50 si sumamos a los extras, parecen haber sido recuperados de aquella época.

Crispín aparece de la nada, el amigo fiel e inteligente del Capitán Trueno. Anda algo ajetreado, sigue con la escena en la cabeza: acaba de librarse "de una buena", y ha salido huyendo. Viene vestido de cuero manchado por el barro que le ha supuesto ir arrastrándose para no ser visto. Adrián Lamana, el actor, se sacude el barro con una sonrisa y elogia la labor de las atrezzistas "sin ellas esto no sería posible". Todos funcionan como una familia en este rodaje, y todos se valoran como asi lo fueran.

El jóven actor se enfrenta a uno de los retos más grandes de su carrera: encarna a un personaje que muchos conocen y tienen en la cabeza, "yo sólo espero acercarme al personaje lo máximo posible para que reconozcan en mí a ese personaje que ha formado parte de su vida", nos cuenta con dedicación. Se ha mimetizado hasta tal punto en el escudero del Capitán Trueno que ha tenido que decolorarse el pelo y las cejas, lo que supuso para él que se abrasara la cabeza por el tinte y el sol. Gajes del oficio, un gremio en el que el actor comenzó con apenas diez años en "El espinazo del diablo", de Guillermo del Toro. Desde entonces han pasado dos décadas y su participación en las series más exitosas en nuestro país, como "Cuéntame" (TVE) o "Yo Soy Bea" (Telecinco).

El Capitán Trueno del siglo XXI

Detrás de Crispín aparece su señor. El Capitán Trueno baja de lo alto del cerro, mira a su amigo fiel, los dos saben lo que acaban de pasar. Una persecución con final feliz, ya es hora de pensar en la siguiente aventura.

Sergio Peris Mencheta es uno de esos actores a quien el resto del elenco depositan toda su confianza. Inspira seguridad, ha librado más de una batalla y el encarnar a uno de los héroes más aplaudidos de la literatura española, le supone un reto más. Confiesa que él no era del Capitán Trueno, sino " de Indiana Jones o de Lucas Skywalker, pero para acercarme al personaje he leído todos los comics y he vivido el proceso de creación junto al director, que creció con estre gran héroe", nos cuenta. Espaldas anchas, una cara llamativa, complexión atlética, buena locución. Todos los ingredientes que le han hecho el "enchufado" del director, no es la primera vez que rueda con Antonio Hernandez. Lo hizo en "Los Borgia", y ahora repite. Para Sergio supone un placer reencontrarse con alguien con quien se entiende a la perfección. Para el director, contar con Sergio es un signo de buena suerte y éxito: "yo me siento como un entrenador que ficha a los mejores jugadores, y Sergio es delantero centro y goleador, actúa bien, es buen especialista, corre, salta.. Y sabe ser buen director, a mí me ayuda mucho en labores de producción", nos confiesa Antonio Hernández. Por eso contará con él en su próximo proyecto, que se sitúa en Estados Unidos y con Sergio otra vez de protagonista.

Antonio Hernández, el director

Hay más cosas que unen a los dos compañeros y amigos. Sus ultimos trabajos han estado ligados a la historia de España, Antonio Hernandez ha dirigido "Tarancón" y "La princesa Sofia" o "Los Borgia", entre otros. Para el director salmantino remitirse a la historia de España era algo que nunca se había planteado, pero que ahora "hacer cine de encargo me parece divertido, más que nada porque es una hazaña que yo nunca hubiera hecho", nos explica Hernández mientras se confiesa un afortunado de la profesión,

por trabajar en lo que le gusta, y encima "cobrando; como decía Fernan Gómez, es un lujo!".

Antonio Hernandez recuerda cómo de niño se leía todas las historias del héroe español que ahora él tiene el encargo de llevar a la gran pantalla.

Un encargo que recayó en varias manos antes de llegar a él, un proyecto que ha intentado ver la luz varias veces, desde hace 25 años. "Tenemos que dejar de perder el miedo a llevar a nuestros héroes a la gran pantalla, ya lo hicimos con Mortadelo y Filemón.. el Capitán Trueno era cuestión de tiempo", apunta Hernandez. Se considera el elegido, en un proyecto que el productor y guionista Pau Vergara llevaba elaborando desde hacía 4 años.

El Capitán Trueno es uno de los proyectos más ambiciosos de los últimos años. Con un presupuesto que supera los 13 millones de euros, y cuyo rodaje se extiende desde Ciudad Real, a Madrid, desde Jaén a la Ciudad de la Luz, es de los proyectos más esperados en el mundo de los comics españoles. Su autor, Victor Mora Pujadas, escribió su última historieta el 14 de mayo de 2006 con motivo de su 50 aniversario, y años después verá a su héroe en carne y hueso en la gran pantalla. O quizá más cerca, por que se promete cameo en una de las sesiones de rodaje.

De Elsa Pataky a Natasha Irovenko

Ningún héroe puede vivir sin una amada, El Capitán Trueno contará con Sigrid en El Santo Grial. Elsa Pataky había sido la encargada de encarnar el papel de la novia del héroe, pero por problemas de agenda ha tenido que ser la ucraniana Natasha Irovenko la que encarne el papel de otra de las protagonistas. Hoy no está en el set de rodaje, y todos sus fans se han visto defraudados, bajo el sol de justicia que irradia al comienzo de la tarde. Otros, despistados, que hacen de extras al mismo tiempo siguen buscando a la Pataky, creyendo que Natasha todavía hará el papel de mala, como era desde un principio.

Aún así, los extras, casi todos de la provincia, no dejan de sonreir. Para muchos es la primera vez que participan en una película, y el hecho de no ver a la rubia actríz no supone un obstáculo. Algunos, que hacen de soldados malos, soportan un vestuario que puede llegar a pesar 10 kilos, y como dice el director, agradecen a la provincia que les haya regalado "este aire acondicionado", que hace que el calor sea menos del que pensaban. Un poco de viento, nos cuenta el director, y la hospitalidad de sus gentes, hacen que los días de rodaje se hagan menos pesados. De Lunes a Sábado, jornadas interminables que pueden alargarse por cambios de luz, o por una escena dificil. En esta película a parte de actuar, los intérpretes saltan, montan a caballo o luchan, y para ello utilizan toda seríe de artilugios.. que la mayoría de ellos han aprendido a utilizar para la película. Todos menos Manuel Martinez, que la fuerza la llevaba ya en los genes.

Un Goliah hecho a medida


Si hace años le hubieran dicho a este campeón en lanzamiento de peso que encaranaría a un personaje mítico de la literatura española, no se lo creería. Manuel comenzó a hacer sus pinitos como actor en producciones on line, pero Goliah es el personaje más completo que ha interpretado hasta ahora.

Es un papel que le viene como anillo al dedo, no sólo por que su apariencia física nos hace olvidarnos de Manuel Martinez el deportista, sino porque guarda similitud con el personaje del cómic: ambos fuertes, utilizan la fuerza en su vida real, socarrones... Y en cada situación, cada vivencia, tanto Goliah como Manuel Martinez se ven envueltos en algún entuerto que parece desembocar en bromas. "Pero a difernecia de Goliah, a mí no me hace falta ir repartiendo mamporros por la vida para sobrevivir", nos confiesa Martinez. En su vida real, la fuerza la disimula, y en la película, ha aprendido a pegar sin dolor, al más puro estilo del espaguetti western.

Dejamos a Manuel ensayando las frases de hoy, es uno de esos nuevos actores que respetan la profesión y nunca se cansan de ensayar haga frío o calor. Después de la comida, todos ellos volverán a la época en el que el guionista Victor Mora decidio crear un personaje justiciero que luchaba por la libertad de los pueblos, y que elijió uno de Ciudad Real para llevar su aventura a la gran pantalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada